Recomendaciones 2.0, un contenido más.

 

En la web de las recomendaciones, un listado hecho por uno de tus contactos con el que además compartes intereses, es un tesoro. Os lo digo en serio. Los #FF en twitter, el sistema de difusión de perfiles en facebook y los “Circle Sunday” en Google Plus, son un regalo. Pero como todo, hasta para recomendar se ha de saber…

Las recomendaciones son una forma excelente de conectar a usuarios que ya conoces entre si. Creo que no hay una forma más sana de generar una sólida comunidad a tu alrededor.

Hace tiempo que me cansé de recordar que los follow friday no son tweets de agradecimiento o de colegueo, son una propuesta que plantamos en el time line de nuestros followers. La sugerencia de seguir a otro usuario basada en la confianza que tienen los demás en nuestro buen criterio.

Esto que puede parecer tan obvio, sólo suelen tenerlo en cuenta unos pocos. Y lo que es peor, una parte de esos pocos, ofrecen la pobre impresión de andar recomendando a usuarios influyentes para recibir su agradecimiento. Una interacción pública con esas personas, que dará a entender que “intentas codearte con la élite 2.0″ a través de menciones en recomendaciones. (Y desde ya te aviso de que eso se nota y queda feo).

En concreto y sobre Google Plus, hay listas, como las de Paco Barranco, que son muy populares. Y es que todos sus seguidores sabemos que Paco, basa sus recomendaciones en contenidos de calidad y/o buen nivel de interactuación. Ahora me diréis que son automatizadas y de hecho creo que sí, pero que aproveche los parámetros de recomendación que genera G+ para elaborar su lista personal de influencers y la exponga públicamente, no le quita mérito alguno. Al fin y al cabo, su recomendación seguirá basándose en el nivel de contacto que ÉL ha tenido, o de +1 por ÉL otorgados. Importa poco quién ha elaborado la lista, si depende totalmente de lo que ha experimentado ¿no?.

No hay más que ver la ristra de comentarios que generan sus “recomen-dados”, para saber que sus seguidores efectivamente las aprovechan (entre ellos yo) y que sus mencionados aprecian de verdad el aparecer en ellas.

Si bien es cierto que no hay tiempo y que todos vamos a la carrera, una recomendación sin un por qué, es un tanto estéril. Sobre todo si la lista que ofreces es larga.  Obligas a tus contactos a averiguar por si mismos el valor que pueda tener cada mencionado y precisamente porque no hay tiempo, el que has pasado elaborando tu lista podría caer en saco roto. Nadie la aprovechará y aburrirás.

No tiene ningún sentido cuidar al máximo el contenido que compartes y la dedicación a tus followers, si llega el fin de semana y empiezas a meter la pata en algo que al fin y al cabo, también representa una aportación personal tuya. Así que, os dejo unos humildes consejillos para hacer que vuestras recomendaciones sean interesantes.

Pensar siempre: ¿Qué tiene de especial ese perfil para que recomiendes seguirlo? No hace falta mucho esfuerzo para aportar esa información. Añade la etiqueta que describa, no a esa persona, que seguro que tiene muchas virtudes, sino aquella que te parezca más relevante sobre el contenido y más descriptiva para tus seguidores.

Cuando te refieras a los contenidos más destacados que comparte, añade por ejemplo: socialmedia, humor, política, educación, noticias, herramientas, medio ambiente …

O puedes recomendarlo por su actitud: simpatía, optimismo, atención, friki, geek…

O por su perfil profesional: gastronomía, CM, fotografía, SEO, emprendedor…

Y siempre, desde el punto de vista del conocimiento que tienes (o deberías tener) sobre tus seguidores, recomienda aquello que puede interesarles. No recomiendes algo que te va a interesar a ti sólo.

De esta forma tan simple, tus contactos sabrán que tu recomendación es de calidad y tus mencionados, te sigan o no, también apreciarán esa mención.

Siguiendo con los contenidos, si tu perfil y el de la mayoría de tus seguidores, tiene un marcado interés por un tema en concreto, evita recomendar a personas que ya conocéis todos y que aparecen constantemente en los rankings de usuarios relevantes. Te recuerdo la pregunta clave: ¿qué aporta mi recomendación a los que me van a leer?

No recomiendes perfiles privados. Es absurdo. Tanto para tus seguidores, como para los mencionados. Los perfiles privados lo son por el mero hecho de no querer compartir su contenido con desconocidos y ¿para que voy a seguir yo a alguien que no desea compartir conmigo? ¿y por qué me haces seguir un enlace a una pantalla vacía?

No recomiendes perfiles personales que actúan a modo de RSS. Me refiero a aquellos cuyo contenido es básicamente la repetición sistemática de links de la empresa o el lugar donde trabajan. Como la inmensa mayoría, ya utilizo RSS y curador de contenidos, así que no veo que me aporte mucho un perfil privado que en realidad no lo es y que además y también en la inmensa mayoría de los casos, genera poca conversación. Según mi criterio, ese tipo de perfiles deberían ser páginas de empresa y no particulares… Recomienda páginas de empresa, antes que este tipo de perfiles.

No recomiendes a tus amigos o clientes sin advertir que lo son. Un compañero de trabajo súper simpático se ha sumado a twitter. Genial! Tú estás contento y yo que no sé nada de todo eso, me encuentro con 2 tweets y una biografía en la que dice llamarse Manolo y ser hombre… Glups.  Si quieres que siga a un amigo tuyo que acaba de llegar, no me lo recomiendes, preséntamelo.

No olvides que las redes sociales, son el Mundo Real. Digan lo que digan, no son un universo paralelo y el sentido común existe.

Llévatelo

  • Twitter
  • Facebook
  • Google Plus
  • Pinterest
  • Tumblr
  • LinkedIn
  • Delicious
  • StumbleUpon
  • Netvibes
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>