Padres 2.0

Esta mañana me llegaba esta viñeta vía +Isabel Olaiz. Suelen gustarme bastante por cómo reflejan de forma un tanto ácida, cómo vamos encajando los cambios que experimentamos en esta sociedad hiperconectada y porque al final, nos conducen a pensar en unos porqués importantes.

Es cierto que ahora los niños han cambiado sus “playgrounds” (patios de juegos), es cierto que no sacan las narices de los ordenadores y los teléfonos móviles… es cierto que ello les aporta más cosas buenas que malas, pero no es menos cierto que depende de los padres que ambos escenarios se complementen y se disfruten de forma equilibrada. Los nuevos patios de juegos, no deben sustituir a los antiguos.

NO puedes proporcionar a tus hijos una conexión a internet sin pagar un precio. Y no me refiero a las facturas, me refiero al tiempo que te va a llevar controlar su seguridad y educar su comportamiento. Exactamente igual que cuando están en el parque e intermedias en sus riñas o les detienes a tiempo de que se rompan los dientes, o te interesas en “fichar” a los adultos que les rodean, averiguando quién es el papá o la mamá de quién. Niños a los que no dejaríamos viajar solos en barco, porque nos da miedo lo que pueda pasar, o que no tienen todavía llaves de casa, navegan solos por la red a diario. Exigimos que las escuelas pongan medios que los mantengan a salvo (patios vallados, porteros o incluso cámaras de seguridad), padres, madres y abuelos se turnan y hacen malabares con sus horarios para atender a los niños, pero llega el momento de darle al “ON” y los dejamos completamente solos en las redes.

Seguro que es cierto que tus hijos sólo se conectan a tuenti y que sólo tienen agregados a sus amigos. Pero es que resulta que ni sus amigos, ni tus hijos, son quienes crees que son. No en redes sociales. No si están solos.

Si vas a dejar que tu hijo se conecte, debe ser a condición de que lo que puedan ver sus amigos, debes poder verlo tú también. No se trata tanto de invadir su intimidad, como de considerarte un follower más.

Los filtros de seguridad impedirán que accedan a contenidos inconvenientes (o eso te crees tú), pero no les educarán. Además, ya no son los niños los que acceden a los contenidos, son los contenidos los que intentan acceder a los niños…

No dejes que tu hijo se conecte “a solas con el mundo”. Es importante que el ordenador se encuentre en una zona compartida de la casa. El salón, es mucho mejor que su dormitorio. Y si no sabes de qué va eso del tuenti, te sientas con él y aprendes. Ese es el precio. Tu tiempo, tu dedicación.

Cuando hablo con padres, me encanta lo orgullosos que están de que sus niños se conecten y sepan manejar tan bien el ordenador. Que sepan buscar vídeos, juegos, que tecleen tan rápido… que sean NATIVOS DIGITALES. Y me hace la misma gracia que la mayoría, nunca presuman de lo que comparten en la red, de los contenidos que les interesan, de las conversaciones que mantienen… Y eso es porque cuesta reconocer que los niños, nuestros fantásticos niños, no dicen más que tonterías, que escriben fatal (te parecerá mentira estar pagando por su educación), que comparten imágenes estúpidas y alargan las palabras hasta el infinito, que tienen un gusto por la música que te pone los pelos como escarpias y un sentido del humor de lo más chorras. Tienen preferencia por lo hortera y después de seguirlos un par de días en tuenti, te preguntarás qué estás haciendo mal y por qué tu hijo parece tonto cuando le pones una pantalla delante y por qué insiste en dejarlo patente cada vez que se hace una foto… Deberías leerlo todo y, sin influir en exceso, (porque tu hijo no es tonto y esto es sólo parte de un proceso), conocer (y esta vez de verdad) quiénes son los amigos de tus hijos y quiénes son tus hijos en la red.

Porque en cualquier patio de juegos, desde 1967 y hasta hoy, tu sola presencia puede mantener a tu hijo a salvo.

 

Llévatelo

  • Twitter
  • Facebook
  • Google Plus
  • Pinterest
  • Tumblr
  • LinkedIn
  • Delicious
  • StumbleUpon
  • Netvibes
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

7 thoughts on “Padres 2.0

  1. Muy especialmente de acuerdo con lo de:
    “Y si no sabes de qué va eso del tuenti, te sientas con él y aprendes. Ese es el precio. Tu tiempo, tu dedicación.”

    Yo no soy padre, pero me da la sensación de que mucha gente cree hacer los suficiente con tirar de billetera en un momento u otro y “pagarse la calma”. Lo que realmente cuesta y es difícil es pasar el tiempo, aprender a ver a través de los ojos del chaval, hacer su recorrido y aportar sin imponer.

    Un arte difícil, no lo niego.

  2. Nos ha gustado mucho tu post, Sonia. Describe cómo algunos padres “ni-ni” (ni saben, ni se preocupan por saber) evitan hacer frente a la realidad 2.0 que viven sus hijos, porque creen que detrás de la pantalla del ordenador conectado a Internet no hay nadie..

    En Padres 2.0 estamos empeñados en acompañar y guiar a los padres en ese fascinante viaje por la educación tecnológica de sus hijos, porque éstos pueden dominar la técnica, pero por su inmadurez aún no tienen suficientes recursos para conocer qué pueden y qué NO PUEDEN hacer en la Red. Y son los padres los primeros que deben fomentar un buen uso de las TIC y prevenirlos para que no hagan un uso inadecuado de las mismas.

    Con tu permiso, Sonia, invitamos a las mamás y a los papás a visitar nuestra web donde pueden encontrar más información y la ayuda que necesiten.

    Un saludo de parte de todo el equipo de Padres 2.0

    • He echado un vistazo rápido a vuestra web y me convence bastante que no seáis una organización patrocinada como otras, por grandes empresas de tecnología o estamentos oficiales. Un camino más difícil, pero sin duda más honesto y más libre.

      La experiencia me mantiene en contra de asociaciones y organizaciones que proclaman la lucha por la protección de los menores en la red, consiguiendo fondos por parte de empresas que permiten focos de delito en sus redes y luciendo los premios que conceden éstas y sus logotipos a pie de página.

      Tampoco me gusta que estas asociaciones limiten su discurso a lo “políticamente correcto” dependiendo de los estamentos oficiales que los subvencionen, pues deberían ser los padres los primeros en estar en contra de aquellos que proclaman leyes absurdas que coartarán los derechos, el acceso y las libertades de nuestros hijos en el uso de las TICs. Leyes promulgadas para proteger contenidos y no a nuestros hijos y que entienden por “educación”, el uso de “productos” y no de la tecnología, dentro de las aulas.

      Por contrapartida, estoy MUY a favor de las asociaciones de usuarios, porque en la web, cuando las personas se unen para defender una idea común, son más fuertes. Y en concreto considero que los padres, no sólo tenemos la responsabilidad de educar a nuestros hijos, (educando a un niño para que se relacione en las redes, lo estás educando para que se relacione también fuera de ellas), si no también de construir una web más sólida con unos canales potentes y seguros que serán la plataforma que hereden para expresarse, comunicarse, estudiar, trabajar…

      No se trata tanto de decirles a nuestros hijos en cada momento, aquello que NO PUEDEN HACER por orden y gracia de los políticos de turno, sino de lo que NO PUEDEN HACER si pretenden ser buenas personas y conseguir que sean y se sientan libres y capaces de HACER TODO LO QUE PUEDAN, de disfrutar y CONSTRUIR el internet del mañana. Porque es suyo.

      Personalmente entiendo que un “uso inadecuado” de las TIC no se centra en evitar que experimenten con los contenidos, que los transformen, que los compartan, que los creen. Entiendo que un uso inadecuado de la red es aquel que los aleja de la empatía y el respeto hacia los demás, de la capacidad de trabajar en equipo, de fomentar sus habilidades, de enriquecer su aprendizaje, de desarrollar su imaginación, que los estanque, los segregue y los limite… ese es para mi, el peor uso que los niños pueden hacer de la tecnología.

      Una opinión muy personal que no quita que os desee suerte y éxito con vuestro proyecto.

      Saludos ;)

    • Muchas gracias por pasaros! Ya he visitado el enlace que me habéis dejado ;) En mi familia hemos comprobado que cuanto antes proporcionas a los niños el acceso a la tecnología y más libertad creen tener, menos problemas causan en edades conflictivas. A los 13 años, que les des un aparato (o cualquier cosa) que hasta la fecha había sido “sólo para mayores”, los vuelve totalmente locos.

      ;D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>