Los conflictos de la 3.0

La red es tan basta, que su tamaño plantea problemas de acceso a la información para los usuarios. Mediante nuestra 1.0 actual, podemos acceder a cualquier site colgado en cualquier rincón del mundo. La red es eficaz en ese sentido. E incluso podemos acceder a páginas que ya ni siquiera existen. Google y su caché se encargan de ello. Pero ese exceso en el acceso, le está restando eficiencia.

¿Cuántas veces intentamos realizar una búsqueda y nos vimos abrumados y perdidos ante la cantidad de resultados que aparecían…? muchas. Un peregrinaje sin fin que te llevaba a dar vueltas y más vueltas por páginas de todo tipo sin ningún éxito. De ahí los filtros en los buscadores, que reducen considerablemente los posibles resultados para la “lechuga hidropónica”: ¿buscas una imagen? ¿una noticia? ¿en qué idioma? ¿en qué país buscas la lechuga? ¿quieres buscar lechuga en el mapa?

Creemos” que dominamos los filtros de búsquedas, por lo que nunca los consideramos un peligro (aunque eso también es relativo). Pero la web sigue creciendo y necesitamos más. Además de localizarla y situar la información, necesitamos poder curarla.

Una exposición fantástica ¿cierto? No se le puede negar la razón a nada de lo que ha dicho. Pero como todo en la 3.0, es si no discutible, por lo menos relativo. Y lo que yo os pueda decir sobre el tema, mucho más (o eso espero).

La 3.0, en su parte semántica, que es de aquello de lo que habla Eli Pariser, se está construyendo en base a dar respuesta a ese problema de exceso de información. Es cierto que lo hace a través de algoritmos, y es cierto que debemos preocuparnos por su transparencia y reclamar a los constructores que prevalezca su utilidad al servicio del público y “un sentido de responsabilidad cívica”, pero no debemos asumir tan pronto, que no sean totalmente necesarios.

No podemos achacar a las redes sociales que teniendo al alcance millones de contenidos televisivos online de todo el mundo, sobre todos los temas posibles e imaginables, más de 244.000 usuarios de nuestro país con acceso a todo ese magnífico material, prefieran seguir a Belén Esteban en twitter. Ni que un hombre tan brillante, tenga sólo 6.500 followers (@elipariser) en el momento de escribir esta entrada.

No podemos achacarles que si eso es lo que el usuario busca, pretendan que sea eso lo que el usuario encuentre.

Y no debería disgustarnos que un sistema de búsqueda responda a nuestros hábitos, mientras la 3.0 ofrezca una contrapartida, un modo de poder equilibrar esa “dieta informativa” que Pariser pone como ejemplo. Y la hay: Las herramientas de curación de contenidos. No de los que se nos ofrecen, sino de todos los que existen. Deberíamos prestar más atención a lo que ocurre fuera de las redes sociales.

Llévatelo

  • Twitter
  • Facebook
  • Google Plus
  • Pinterest
  • Tumblr
  • LinkedIn
  • Delicious
  • StumbleUpon
  • Netvibes
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>