Las KPIs y los Gintonics (Eventos)

Hace unos días leí el comentario de un plusero que me parece que tuvo bastante repercusión, aquí el enlace y aquí un fragmento:

¿De verdad crees que llevar a tu evento a alguien que “vende” su timeline a cambio de canapés y gintonics a todo tipo de marcas, sea cual sea tu actividad, va a beneficiarte a medio/largo plazo? ¿De verdad crees que tu marca de coches (por poner un ejemplo) puede verse beneficiada si invitas a alguien que asiste a todo lo que le invitan, ya sea un portal de salud, finanzas, tecnología, moda, cerveza, vodka, telefonía, adsl, motos, premios revistas, eat&tweets, consursos, charlas, etc etc etc? ¿Qué impacto puede tener una persona que habla de lo que sea porque la inviten al sarao? ¿En qué te va a beneficiar lo que diga esa persona a sus followers, si no tiene nada que ver con tu sector, por muchos followers que tenga?

POR MUCHOS FOLLOWERS QUE TENGA…

Desde el perfil personal al evento, pasando por la mismísima tienda online, si no estipulas un objetivo y no segmentas, estás cometiendo un error, no, lo siguiente. Por no mencionar, que la parte de organización que corresponde al estudio de las cuentas, los seguidores, el true reach, los trolls, la trayectoria de los invitados y/o ponentes, sus publicaciones, blablá, lleva tantas horas, que no me extraña que algunos listillos se lo salten, porque hay infinidad de factores a tener en cuenta y el número de followers, es el que menos.

En realidad, la lista de invitados a un evento, no se confecciona sólo desde las habilidades o conocimientos del invitado, sino que también (sobre todo si no se trata de ponencias), se tiene en cuenta el perfil del seguidor.

(Ahora un ejemplo bestia de estos que me molan para explicar las cosas a nivel muy básico)

BOMBAS DE AGUA Y GLADIOLOS…

Invitar a un especialista en productos químicos para piscinas, a un evento sobre flores y arbustos, sería factible si vieras que el tema le puede gustar, que muestra la actitud idónea en  las redes y que el perfil de sus seguidores, es mayoritariamente el de propietarios de casas unifamiliares con piscina en el jardín.

No te interesará para nada una ponencia suya sobre cloros y antifúngicos, pero posiblemente te interese que asista, se lo pase bien y que explique lo que está viendo, porque se da el caso de que sus seguidores, son tu público objetivo. Luego no invitas a un “influenciador”, invitas a un “enlace” y no pretendes que él se aficione a las petunias, lo que quieres es acceso a sus seguidores con jardín.

Así que centrándonos en la pregunta de Pep: “¿De verdad crees que tu marca de coches (por poner un ejemplo) puede verse beneficiada si invitas a alguien que asiste a todo lo que le invitan…?” Mi respuesta sería: Primero dame las cifras de esos eventos y luego te cuento, porque a lo mejor, no era tan mala idea…

Y ese es el punto. Las cifras y las KPIs.

Pepe también nos preguntaba si no sería mejor contar con “verdaderos influencers de tu sector”.

En un evento, si has puesto a un corredor de fórmula 1 a andar en las bicicletas que vendes, en vez de invitar a un ciclista (que sería lo lógico), quizás sea porque has comprobado que cuando al piloto le da por colgar fotos de sus actividades fuera del circuito, tiene buena repercusión sobre los seguidores que ya has identificado como target. Y si con ello has conseguido subir tus niveles de “adquisición”, ole tus narices.

(Creo que esto es más viejo que la Kika, será que hoy no estoy inspirada…)

Bueno, pues en este cutre-ejemplo, tendríamos que valorar la posibilidad de que los seguidores del ciclista, siendo aficionados a ese deporte, ya posean bicicleta propia y si eso hace más conveniente o no, decantarse por el perfil de fans del piloto.

¿MALOS INVITADOS O MALOS ORGANIZADORES?

Perfiles con miles de seguidores hay muchos, gente capaz de proporcionarte resultados óptimos, y que se tomen en serio su asistencia a eventos, no hay tantos. Y es que además de todo lo dicho sobre la elección de los invitados, es importante medir el riesgo de convertir a alguien en “imagen de marca”, (y de alguna manera es lo que pasa cuando invitas), porque si a las dos semanas esa persona se mete de lleno en una crisis de reputación, mal vamos. La gente a la que has llegado a través de él, puede relacionar el problema contigo y ese es un riesgo a posteriori, pero muy a tener en cuenta.

Pensándolo bien, los que sí son susceptibles de ser demonizados, son los cafres que se ponen a organizar saraos de cualquier manera. Y digo “saraos” porque un evento, es un acto que debe reunir ciertas condiciones para poder llamarse siquiera “evento”. El sector, (el de las ferias y eventos de toda la vida), está en una situación muy muy muy precaria. Tienes que organizarlo todo con dos de pipas, el tema legal tampoco te permite hacer maravillas… porque los eventos están regulados por ley ¿lo sabíais? (Lo pregunto porque yo me enteré hace año y medio o así… antes no lo sabía). En fin, que un evento en realidad, no es todo lo que se está vendiendo como tal y no puede montarlo cualquiera, porque para que se pueda considerar siquiera legal, tiene que intervenir un OPC.

El caso es que si ahora se va a poner de moda demonizar a la gente que asiste a eventos, con todo el dolor de mi corazón, NO me apunto… Y anda que no me mola a mi apuntarme a polémicas!, pero esta no se sostiene. Además a mi las que me interesan son las que generan los usuarios. Si parten de ( o mejor dicho, si son impulsadas por) gentecilla de los social media, (como sospecho que es el caso), no me gustan porque somos todos una panda de envidiosos… XD

(Y, ojo con esto, que no me refiero a Pepe, eh? Que quede claro! a él sólo lo menciono porque le he cogido prestada una opinión).

Entiendo la opinión de Pepe, pero no es de extrañar que haya tanto mal ponente, tanto mal invitado y tantas reuniones, encuentros y “eventos”, tan mal organizados, sabiendo que hay tanto humo en esta bendita profesión. Supongo que si cualquiera puede llevar la comunicación de una empresa, lo mismo acaba pasando con los eventos. What did you expect? que decía la rubia…

En resumen. Resulta que los gintonics también tienen su ROI o pueden ser una vía excelente para llegar a las KPIs fijadas, pero eso sí, no intentes jugar a montar eventos tú sólo y nunca lo hagas sin la supervisión de un experto.

Pza. del Espolón, Logroño

Llévatelo

  • Twitter
  • Facebook
  • Google Plus
  • Pinterest
  • Tumblr
  • LinkedIn
  • Delicious
  • StumbleUpon
  • Netvibes
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

6 thoughts on “Las KPIs y los Gintonics (Eventos)

  1. Muy cierto lo que comentas…

    La clave la das en los primeros párrafos… Es tan complicado segmentar, y hacerlo con sentido común, que si además le añades la profesionalidad de segmentar según el objetivo del acto ya estás rizando el rizo.

    Por eso concluyes muy bien al artículo… Nunca sin un profesional a tu lado ;-)

    • Me alegro de que se haya entendido porque creo que me he puesto (otra vez) un poco densa con los ejemplos xD

      Cuando estudias un poco el movimiento de algunos hashtags o monitorizas alguna cuenta, descubres que hay personas con menos seguidores que tienen mucho más tirón, que otros que hasta la fecha te parecían “consagrados”. Es interesante, se aprende mucho :)

  2. Ains los canapies y los cubatas gratis cuando daño…

    Yo tengo una duda ¿por qué a los que nos flipa ésto y nos lo tomamos 100% en serio y controlamos todos los factores no molamos? ¿por qué molan más los que lían la de dios y ya está? El 2.0 me duele

  3. Dejo comentario porque me parece más oportuno y para mostrar el típico ejemplo de evento social mierda. Va el caso.
    Empresa grande, muy grande.
    Organiza evento con parte de movimiento en redes para presentar producto para jóvenes.
    Invitados: ni un joven.
    Resultado: festival de peña poniéndose hasta el culo de canapieses y chintonises a cargo de la marca, correspondientemente documentados en Twitter e Instagram.
    Repercusión en mí: muteo del hashtag y mosqueo, habitual por otra parte, en este tipo de saraos.
    Repercusión para la marca: se supone que un Trending Topic.
    Repercusión en los potenciales clientes: ninguna. No siguen esos perfiles de humo.
    Pues eso.

    • Si no ha habido repercusión en los clientes potenciales, sí. Desde luego es un fracaso.
      Si hubieran invitado a 30 irlandeses pelirrojos y les hubieran dado albóndigas a la jardinera, la pregunta sería exactamente la misma: ¿Consiguieron llegar a su público objetivo?
      Sí – genial.
      No – fracaso.
      Y no hay más.

Responder a Anita Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>