La competencia en la 2.0

Hay una frase de Sun Tzu en su libro El arte de la guerra, que me consta que os mola mucho a todos. No lo parece, pero este va a ser un post sobre algo bonito.

“Ten cerca a tus amigos, pero ten aún más cerca a tus enemigos.”

Y no se me ocurre ninguna cita mejor para tratar el tema de la competencia en la 2.0. Con la llegada de las redes sociales, asistimos a una revolución en cuanto a la observación del comportamiento de nuestros competidores. La monitorización es muy asequible. Pero tampoco es nada nuevo. Toda la vida, hemos intentado enterarnos de lo que hacía el vecino. El espionaje industrial es casi tan viejo como el libro de este general chino. Y otras “ciencias” como el marketing y la publicidad, ya han desgranado buenas estrategias, para tratar y contrarrestar a “los otros”.

Ayer asistí al lamentable espectáculo que ofrecen dos marcas competidoras en redes sociales, con sus cruces de peleas y acusaciones públicas. Saltaba a la vista que ese comportamiento era muy contraproducente para la imagen de ambas, y como que mi cerebro funciona con pautas muy simples, (sota, caballo y rey), me pregunté acto seguido cuándo hacía yo eso. Y me lo pregunté porque cuando localizo una pifia ajena, suelo darme cuenta de que el mismo error, o alguno muy parecido, lo he cometido yo en algún momento. Luego me avergüenzo, luego corrijo, luego me siento una ninja. (Os lo he dicho, soy simple)

Pero esta vez, y antes de que se me vea el plumero, ya os confirmo que éste es el auténtico motivo del post: Puedo presumir y presumo de no estar metiendo la pata en esto.

Podéis felicitarme vía twitter si queréis, aunque el mérito no es mío.  Y es que la 2.0 nos trajo la posibilidad de observar más de cerca a nuestros competidores. Publican en blogs, comparten en redes sociales, responden de forma abierta a sus clientes potenciales, tenemos herramientas que nos ayudan a medir la respuesta de sus seguidores… etc.

Pero si esto ya no es lo que era, si la 2.0 es un ecosistema que propicia la inteligencia colectiva y la interacción social, si incluso permite que las marcas se muestren más humanas, ¿no debería verse eso reflejado en nuestro trato con la competencia? En mi caso sí, lo ha conseguido. Los sigo, los cito, me hago fan, los RECOMIENDO, los ayudo cuando me lo piden y me tomo cafés con ellos siempre que puedo. Piénsalo, es muy posible que tú también lo hagas…

He dicho que soy simple, pero ¿soy tonta?. NO.  ¿Y una santa?. Para nada.

Pero entonces ¿por qué lo hacemos?. Pues porque además de encontrarnos, como os decía, en un entorno que propicia la visibilidad a través de la conversación y el intercambio de conocimiento (cosas buenas para nosotros y para nuestros negocios), la 2.0 nos inculca a las empresas, el valor de la “diferenciación”. Y ese es el punto. La diferenciación, además de todo lo que ya sabemos que aporta, reubica  a la competencia, estableciendo nuevos planos, por el simple hecho de que “no eres igual” que tus competidores. Si vendes lo mismo, tampoco lo haces de la misma manera. Lo haces aportando tus valores diferenciales (o deberías).

No se trata de pelearse todos por la misma tarta, se trata de encontrar el pedazo de tarta ideal para ti y trabajar centrándote en él.

Y es por eso que cuando nos encontramos con nuestros “competidores”, no tenemos la sensación de ser tales (estamos centrados en porciones de tarta distintas dentro del mismo pastel). Competimos contra nosotros mismos, no contra los demás. Y en ese escenario, LA COLABORACIÓN ES POSIBLE.

¿A que mola? ¿A que mola encontrarse con otras personas que trabajan en lo mismo que tú, en congresos o en charlas y que haya tan buen rollo y tanto por compartir? Ya os he dicho que este era un post sobre un tema bonito. Y es que la red cada día me parece más increíble…

Otra cosa es estar siempre de acuerdo con todos. A mi eso no me ha pasado nunca. Pero mientras pensaba en esos cafés que me tomo con los que se supone deberían ser enemigos, recuerdo conversaciones muy interesantes sobre ideas contrarias, mantenidas con personas afines. Es decir, la diferenciación nos puede llevar en algún momento a puntos de desacuerdo, pero las empresas estamos adquiriendo capacidades sociales y humanas, que permiten un auténtico diálogo entre marcas.

Luego por descontado, están aquellos, que a falta de capacidad para diferenciarse, seguirán intentando meterse en tu porción de tarta. Pero no pasa nada. No podrán mantenerse ahí mucho tiempo porque están utilizando modelos tácticos antiguos, para manejarse en los nuevos medios y eso, los condena inevitablemente al fracaso. Además, si tienes una red estupenda de contactos en tu pastel y buenas relaciones establecidas con tu entorno, contarás con una gran ayuda si eso te ocurre.

Por eso creo que el chino sigue teniendo razón “Ten cerca a tus enemigos”, aunque en este contexto social, me gusta más el rollo de Abraham Lincoln.

“La mejor manera de destruir a un enemigo es convertirlo en un amigo.”

 

Photo: Shironeko Euro

Llévatelo

  • Twitter
  • Facebook
  • Google Plus
  • Pinterest
  • Tumblr
  • LinkedIn
  • Delicious
  • StumbleUpon
  • Netvibes
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

3 thoughts on “La competencia en la 2.0

  1. Hola Sonia!
    es la primera que llego a tu blog, y lo he hecho `precisamente, buscando algo de informaicón acerca de esto mismo,

    , y por cierto, enhorabuena por la entrada, me ha ayudado a reflexioanr sobre ello.
    A este tema le vengo dedicando tiempo, ya que, como responsable de comunicación y marketing en mi empresa, me enfrento a esta cuestión de la que hablas sobre la humanización de las marcas gracias a las oportunidades que nos brinda la web 2.0. Nuestra empresa es una PYME y como tal, las personas estamos muy cerca de la marca, ..bueno, estamos cerca de TODO! y precisamente por eso, por intentar diferenciarnos y poder actuar de manera honesta, tal y como somos, el tema de poder hablar con los competidores me parece algo esencial. Yo soy una persona abierta, comunicadora y creo en el valor del diálogo. Creo que la clave para poder relacionarte con tus competidores de una manera sinérgica para ambos, es analizar previamente cuales son las áreas comunes de interés sobre las que podemos charlar, opinar y compartir de manera menos “tensa” empresarialmente hablando, hay muchas y esto dependerá de cada empresa. Pero creo que es interesante no hacer oidos sordos a otras empresas que en ocasiones podrán resultar también interesantes a nuestros clientes, seguidores y a nuestra comunidad 2.0, y poder poner en valor también lo que ellos hacen u opinan. Me parece una manera muy “humana” de ofrecer valor, diferenciarse y poder avanzar hacia la posibilidad de ser un referente en tu sector.Enhorabuena por tu blog, te paso a “favoritos” ;)

    Un saludo

    Fernando Hidalgo
    Terapia Urbana

  2. Hola Fernando!

    (Puedes practicar con el HTML de los comentarios, tanto como quieras) XD

    Sobre la comunicación con otras empresas del sector, insisto en que la clave radica en que haya una forma propia y diferente de hacer las cosas. Así es como las empresas no se perciben como competidoras. Es decir, pueden vender lo mismo, pero quizás estar dirigiéndose a targets distintos, por lo que no puede haber conflicto.
    En el caso de que haya dos empresas iguales, lo que tendrán en común serán como mínimo los problemas. Y sentarse a hablar de ellos, puede beneficiar sin ser necesario compartir información sensible.

    Da igual el caso, al final, sentarse a “compartir” sólo depende de la actitud. Cuando las reticencias y miedos y secretismos van por delante… no hay nada que hacer. Ni con competidores ni con el vecino del quinto.

    Espero que tengas mucha suerte con la “humanización” de tu empresa. Involucrar a los trabajadores y a los empresarios es una larga tarea de coaching… ;D Ya me contarás!!

Responder a Fernando Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>