¿Charla o asesoría en social media?

Ya conocéis la dinámica del blog. A veces me pongo a pensar y escribo. A veces incluso escribo sin pensar demasiado. A veces comparto pinceladas sueltas porque sé que llegarán las respuestas que me ayudarán a completar el cuadro. Un poco como el post de hoy. Y es que me he puesto a pensar en la cantidad de charlas que se ofrecen. Gracias a Dios.

Se dan muchísimas. Definitivamente no es un terreno vetado a gurús. Se trata de compartir y transmitir la experiencia y los conocimientos. Así que bienvenidas. Yo asisto a todas las que puedo y a menos de las que me gustaría. E incluso muevo carros y carretas para ver a algunos ponentes, por mucho que sepa que luego van a estar en YouTube colgadas.

Y pago… porque no todas son gratis.

Pero hoy me ha dado por pensar que cuando asistimos a una charla, llegamos cargados con nuestros proyectos particulares y nuestras dudas personales. Y el ponente lo suele tener difícil para acertar, frente a tal conglomerado de situaciones individuales y proporcionar consejos que valgan a todos, que sirvan a todos… Acabas desechando temas específicos en pro de otros más generales. De una buena charla, siempre se aprende algo, evidentemente, pero ¿algo que puedas poner en práctica cuando llegas a tu trabajo? Eso ya es más difícil. Tienes que adaptar todo lo aprendido y suelen surgir más dudas.

Las charlas son geniales para iniciarse en mil cuestiones, pero cuando se trata de tu proyecto personal, de tu estrategia, ¿vale la pena pagar 60€ por ver a un fantástico ponente que te va a cobrar de 30 a 50€ por la hora de asesoría en su oficina?

Si ya has asistido a varias charlas, si ya has hecho incluso algún curso, si ya estás poniendo en marcha tu propio proyecto en los social media, la asesoría te da la posibilidad de tener un ponente personalizado que te proporcionará respuestas a medida sobre el tema concreto que te interesa. Y en el mundo del “diferenciarse o morir inadvertido”, eso representa toda una ventaja.

¿Charlas o Asesoría en Social Media?

Foto: dcJohn

Posiblemente alguno pensará que voy de listilla porque en mi trabajo ofrecemos asesoría. Ya, vale. Pero también damos charlas… así que, ya me entendéis. No van por ahí los tiros.

Aunque ya que he mencionado “el trabajo”… otro factor a tener en cuenta es que nos sigue costando separar las consultas que DEBEMOS atender por parte de los seguidores y las que debemos considerar como “facturables”. Nos cuesta, pero en realidad es muy fácil saber cuándo debes cobrar y cuando no. Y a mi entender…

1. Una consulta en la que compartes un conocimiento general, una de esas que no te supone ningún esfuerzo, ni te compromete, no tienes por qué cobrarla. Además suelen venir por parte de colegas de profesión, estudiantes o seguidores y, siendo egoístas, deberíamos recordar que compartir aporta beneficios. SIEMPRE.

2. Una consulta sobre algo que te obliga a documentarte (leer un proyecto de empresa, por ejemplo, o un estudio de mercado sobre un tipo de producto que no has tocado, o repasar un plan estratégico o evaluar unos perfiles en redes sociales para poder contestar), supone un trabajo por tu parte y deberías cobrarlo.

3. Una consulta que alguien te hace específicamente para su negocio y por lo tanto con la intención de lucrarse con tu respuesta, sea de forma directa o indirecta, deberías cobrarla.

Así que en definitiva,  si ya tienes un proyecto entre manos, quizás sea mejor contactar con profesionales que ofrezcan asesoría ¿no?. Más económico, más personalizado, más privado y más efectivo que intentar meter baza en el turno de preguntas de una charla…

Llévatelo

  • Twitter
  • Facebook
  • Google Plus
  • Pinterest
  • Tumblr
  • LinkedIn
  • Delicious
  • StumbleUpon
  • Netvibes
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

2 thoughts on “¿Charla o asesoría en social media?

  1. Madre mía esto me lo dice siempre mi madre, con otras palabras, pero igualito… ains no quiero pensarlo pero creo que regalo tanto trabajo que me estoy tirando millones de piedras a mi propio tejado.

    • Mi cita favorita de Einstein es: ” The human knowledge belongs to the world”
      Pero ojo que dice “el conocimiento”, no “el trabajo”.

      Y si tú misma te pones el cartel de “tonta que curra gratis”, tu trabajo se devaluará. Yo en su día ya metí la pata en eso. Dedicar horas a resolver un problema que alguien me ha trasladado, para que luego, la solución no se aplique. Y que encima te digan, “ah, nada, te lo consulté por curiosidad, pero es que ahora no tengo tiempo para ponerme con eso”. Y mal que te pene, tienes que encontrar el valor para decirle a alguien “oye, para eso que me pides, ¿te paso un presupuesto?”. Y sí, ya se que cuesta…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>